4 ejemplos de estrategias digitales exitosas de las que puedes aprender

By 18 junio, 2020Estrategia digital
Estrategia-digital-Pau

Los métodos de trabajo están evolucionando, llegando hasta un punto en el que los negocios deben adaptarse a la era digital o enfrentar el hecho de que quizás no logren sobrevivir si no forman parte de ella. No es la primera vez que el mundo de los negocios se enfrenta a desafíos como este. Desde el desarrollo de la imprenta hasta la invención del internet, la tecnología se ha encargado de fijar el éxito de empresas y negocios a lo largo de los siglos.

Las tecnologías más disruptivas del momento incluyen avances en Inteligencia Artificial (IA), algoritmos de Machine Learning, robótica, análisis de datos, internet de las cosas (internet of things) y muchos otros elementos de los cuales los negocios se encuentran atentos. La IDC (International Data Corporation) estima que el 40% de los gastos en tecnología serán destinados al desarrollo de estrategias de transformación digital en los próximos años; las empresas gastarán alrededor de 2 mil millones de dólares.

A medida que los modelos comerciales comienzan a cambiar, la integración digital se ha convertido en una gran necesidad para las empresas en pro de mantenerse en la competencia. Sin embargo, algunas han conseguido adaptar estrategias digitales de mejor forma que otras. De acuerdo a una encuesta realizada por el CIO de KPMG, Harvey Nash, casi el 8% de 4000 CIOs a nivel mundial aseguran que sus estrategias digitales son moderadamente efectivas. Esta realidad sugiere que los negocios aún están tratando de adaptarse a la era digital y que existe una gran incertidumbre sobre los cambios que pueda generar el mundo digital en el futuro de los negocios y el trabajo. 

Ahora te presentaré 4 ejemplos de estrategias exitosas en negocios digitales.

El New York Times

Durante la última década, la popularidad de los periódicos ha disminuido debido a la digitalización del contenido. Los periódicos digitales han crecido un 9.8% cada año desde el 2015, mientras que los no digitales se han sufrido una disminución del 3% durante el mismo periodo.

A pesar de esto, el New York Times se ha mantenido a flote; se ha ido adaptando poco a poco en los últimos años por su propia cuenta y, hoy día, está listo para competir en esta era digital. Luego de lanzar su sitio web en 1996, se ha convertido en una plataforma multimedia altamente rentable y con contenido de valor.

Al igual que otros diarios, el New York Times llegó a enfrentarse a la posibilidad de perder su posición en el mercado a causa de la disrupción digital. Sin embargo, aplicar las estrategias correctas no solo le permitió resistir la “tormenta tecnológica”, sino ganarle una  ventaja importante a sus competidores.

En 2013, consiguieron implementar un método de pago y suscripción para su contenido digital, el cual les ha permitido seguir realizando periodismo de alta calidad; crean contenido de valor para sus lectores y, a la vez, generan ingresos.

Dicho método parece haber tenido éxito, de acuerdo con su reporte anual de 2017. “The Times generó casi 500 millones de dólares, solo en ingresos digitales, lo cual es mucho mayor a todos los ingresos combinados reportados por otras publicaciones líderes, tales como BuzzFeed, The Guardian y The Washington Post.

Aquí tienes un gráfico resumen de cómo tratan su cadena de valor actualmente:

30 Content Marketing Lessons From The New York Times Innovation ...

Lo que podemos aprender:

  • Comenzar lo antes posible: al reconocer que gran parte de sus lectores estaban migrando a medios online, lograron cambiar su enfoque.
  • Seguir a las personas: lograron tomar la delantera ante sus competidores, adaptándose a la disrupción desde 1996. Esto les dio tiempo para descubrir qué estrategias funcionan y cuáles no, para así poder adaptarse antes que la competencia.
  • Diversificar: The New York Times ha explorado varias tecnologías digitales para mejorar la experiencia del cliente. Han introducido narraciones visuales, han permitido que sus usuarios creen listas de lectura personalizadas y así segmentar sus intereses.

Comprender y saber cómo funciona el panorama que rodea la tecnología digital, y cómo los clientes utilizan un producto, puede ayudar a ofrecer mejores soluciones para cada tipo de problema y, así, destacar en la web.

Alibaba

De acuerdo al Foro Económico Mundial, la digitalización podría generar 100 millones de dólares para empresas de todo el mundo, en la próxima década. Pero los líderes de las grandes empresas se preguntan: ¿Cómo?

Mientras que la inteligencia artificial se convierte en una solución cada vez más popular para las empresas, muchos líderes aún están evaluando distintas alternativas hasta encontrar las más efectivas, para así aplicarlas a sus organizaciones.

Un ejemplo exitoso es el caso de Alibaba, uno de los ecommerce más populares del mundo; están obteniendo grandes ganancias gracias a la inteligencia artificial, sumado al apoyo, contribución y compromiso del gobierno chino. Para 2030, China espera construir una industria de inteligencia artificial de $ 1 billón de dólares. 

La aplicación de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático en su nuevo “almacén inteligente” surgió por mera necesidad. Alibaba ya ha conseguido ganancias por sobre los 248 mil millones de dólares en transacciones (más que E-Bay y Amazon juntos). Por tal razón, es casi imposible para sus empleados cumplir con todos los requerimientos y cuotas de entrega, debido a la gran cantidad de productos que se mueven diariamente. La disposición de comprometerse a utilizar nuevos métodos, les ha permitido mantenerse activos, diferenciarse de la competencia y así lograr incrementar el envío de productos.

En este video podrás ver cómo lo hacen:

Por otra parte, también han aprovechado la inteligencia artificial para crear métodos de búsqueda inteligente de productos, recomendaciones, chatbots de servicio al cliente y coincidencia de imágenes. Esto les ha permitido crear experiencias de compra personalizadas ya que pueden anticiparse a lo que buscan sus usuarios. 

A pesar de todo, Alibaba solo se encuentra en la punta del iceberg. A medida que continúen investigando y entendiendo el potencial que tiene el aprendizaje automático, la empresa podrá aprovechar la tecnología de muchas otras maneras.

Lo que podemos aprender:

  • Define tu estrategia: Cuando se trata de la transformación digital, debes entender que tener un objetivo comercial específico en mente podría significar la diferencia entre navegar y aprovechar la disrupción de manera efectiva, o gastar dinero en una búsqueda inútil. La meta de Alibaba era brindar una mejor experiencia de compra-búsqueda al usuario de principio a fin y, aplicando inteligencia artificial en sus almacenes, lograron alcanzar su objetivo.
  • Piensa en grande: Alibaba ha invertido en 7 laboratorios de investigación enfocados en el desarrollo de inteligencia artificial, machine learning, redes de seguridad, procesadores de lenguaje y mucho más. Pero no todas las compañías tienen esta facilidad. Hay que ajustarse a las limitaciones. Sin embargo, pensar en grande te permitirá registrar mejores resultados en tu estrategia digital; las empresas que apuestan por lo seguro son las que nunca consiguen los resultados que buscan.
  • Comienza con los cientes: Mejorar y enriquecer la experiencia de los clientes es una de las formas más efectivas para aprovechar la inteligencia artificial en tu negocio. 

Adobe

En los últimos años, han sido más las historias de proveedores de clouding generando disrupciones frente a proveedores tradicionales que proveedores tradicionales generando transiciones hacia la nube. Todo indica, además, que esta tendencia no va a cambiar. Según Gartner, este año las empresas realizarán inversiones por sobre 216 mil millones de dólares en sus departamentos de TI para trasladar sus datos a la nube.

Sin embargo, una excepción a esta realidad ha sido el traslado de Adobe a su Creative Cloud. En lugar de mantenerse firmes en su modelo de negocio existente, Adobe movió proactivamente toda su base de productos online en 2013 y, realmente, valió la pena. Según datos financieros de 2018, la compañía logró ingresos trimestrales récord de 2 mil millones de dólares en su segundo trimestre fiscal, lo que representa un crecimiento del 24% interanual.

Trasladarse a la nube trae una ventaja consigo: reducir la piratería de software. La realidad es que una cantidad importante de usuarios de productos de Adobe tienden a no pagar por ellos. De hecho, los productos de Adobe encabezan constantemente las listas de software pirateados con mayor frecuencia en el mundo -10 de cada 20 softwares pirateados en el mundo pertenecen a Adobe-. Pero esta realidad ha ido cambiando debido a que sus softwares ahora están la nube (todas las funcionalidades están alojadas y son controladas en línea).

Si bien parte del rendimiento de Adobe se atribuye al gran volumen de trabajo que existe en las industrias creativas, las soluciones que brindan responden a una necesidad clave en el mercado. Esencialmente, Adobe ha estado apoyando y capacitando a las empresas creativas para que adopten la transformación digital.

Hoy en día, su éxito ha provenido del aporte de profesionales altamente capacitados que han entendido muy bien cómo funcionan sus productos en el día a día de las personas. Cuando Adobe decidió hacer la transición de su software físico a un modelo basado en la nube, sabían que necesitarían cambiar el enfoque de sus empleados hacia las necesidades del cliente. Para lograr esto, crearon un Experience-a-thon con su equipo. Los empleados podrían probar y comentar los productos de Adobe como si fueran usuarios. Esto alentó el compromiso de los trabajadores y ayudó a cambiar su cultura organizacional en medio de una agitación técnica masiva.

Adobe taps former Informatica CEO Chakravarthy to lead its digital ...

Lo que podemos aprender:

  • La cultura va primero: cada empresa enfrenta sus propios desafíos, por eso, cualquier iniciativa de transformación digital necesita gestionar un cambio cultural significativo para que la transformación sea segura y sostenible.

Sea cual sea la tecnología a adoptar, siempre se necesitarán personas para informar y concienciar sobre los beneficios de los cambios que se avecinan. Carlton Sapp, analista en Gartner, asegura que incluso la mejor estrategia digital carecerá de poder de permanencia si no cuenta con una orientación cultural pertinente.

  • No tengas miedo de volver a comenzar: el hecho de que hagas algo de cierta forma no significa que tu emprendimiento estará condenado al fracaso, una vez el mercado ya no favorezca tu modelo de negocio. Adobe hizo un salto de fe muy bien calculado y cambió totalmente el modo de ofrecer sus productos, lo cual les generó muchos beneficios. Si tu modelo de negocio se encuentra en el lado incorrecto de esta ola digital, encuentra la manera de seguir adelante y aplica nuevas estrategias.

Netflix

El mejor ejemplo de disrupción digital es, sin duda alguna, Netflix. Hasta la fecha, la empresa ha conseguido más de 117,6 millones de suscriptores en casi 200 países.

Su éxito se debe principalmente a tres razones. En primer lugar, los avances en las capacidades del streaming se aceleraron más de lo esperado -Netflix supo leer ese cambio y por eso apostó fuertemente a la transmisión en línea-. En segundo lugar, la popularidad de los teléfonos móviles y las tabletas, así como el surgimiento de los televisores inteligentes, permitieron que Netflix estuviera disponible para sus clientes en todo momento. Y, por último, el cambio en los gustos de visualización debido a las dos primeras propuestas de valor que Netflix había creado. 

Gracias a estos factores, Netflix tuvo la capacidad de cambiar el juego y convertirse en uno de los servicios de streaming más grandes del mundo. Y por supuesto, el hecho de seguir innovando: son capaces de producir sus propias series y películas para su plataforma.

Podemos aprender:

  • Sé audaz: según la Harvard Business Review, las compañías exitosas, especialmente aquellas con una estrategia digital eficaz, están menos enfocadas en la rentabilidad de los costos y más en crear nuevos productos y adquirir nuevos clientes. Si quieres ser disruptivo, es clave encontrar una estrategia que logre transformar tus resultados y no pensar en medidas de reducción de costos. La ofensiva suele ser la mejor defensa.
  • Mirar más allá de la competencia: uno de los principales contribuyentes al éxito de Netflix estuvo en su carácter innovador; fueron pioneros. En el pasado, las compañías experimentaban altos niveles de volatilidad. El método más eficiente era observar y dejar que otros asumieran los costos de experimentación para ver cómo resultaban. Sin embargo, en esta era digital, son los primeros que dan un paso adelante quienes obtienen la ventaja. Según la Harvard Business Review, en sus primeros tres años, los ingresos de las empresas que pasaron a ser disruptivas fueron casi el doble que el de las compañías que se mostraron más conservadoras. 
  • Considerar la tecnología: si bien es importante ser rápidos y ágiles, tus ideas serán tan buenas como la tecnología disponible que exista para respaldarlas. El tiempo sigue siendo un factor vital para el éxito. A principios de los 2000, Blockbuster exploró la posibilidad de poner sus contenidos en una librería online. Sin embargo, como la mayoría de las personas todavía tenían conexiones de internet deficientes y arcaicas, el streaming no funcionó muy bien. En cambio, cuando Netflix apostó por el streaming, la tecnología ya se había puesto al día y los usuarios contaban con requerimientos técnicos suficientemente poderosos para ver material audiovisual sin retraso o interrupciones. 

Ya sea una empresa predominante que intenta mantenerse relevante o un nuevo disruptor digital que esté sacudiendo su industria, hay una serie de factores que ayudan a determinar el éxito de una estrategia digital. Si bien es probable que nunca lleguemos a un estado de certeza completa, conocer las tendencias en tecnologías emergentes y lo que otros hacen en su campo, es clave para desarrollar un plan de acción que no solo ayude a las organizaciones a sobrevivir, sino a cambiar las reglas en el juego de la disrupción digital.