Cómo mejorar la conversión en 5 pasos

By 22 septiembre, 2017Sin categoría

Ya tienes tu página web y tus primeros visitantes han aterrizado en ella. ¿Y ahora? Tu objetivo es que lleven a cabo alguna acción. Quizás solo quieres que se registren en tu newsletter para que no te pierdan de vista o quieres, directamente, que compren tu producto. Pero sabes que no es fácil. Convencer a un usuario es una de las tareas que más esfuerzo requiere tanto a grandes como pequeñas compañías porque no sirve la magia. O por lo menos, no solo funciona este ingrediente. Sabemos que las emociones tienen su importancia en la toma de decisiones, de ahí el neuromarketing, pero hay muchos otros factores que conseguirán que cumplas tu ansiado objetivo.

Según Unbounce, menos de un cuarto de las empresas mundiales están realmente satisfechos con sus tasas de conversión. ¿Y la tuya?

En realidad, con 5 sencillos consejos podrías empezar a testear y a obtener los primeros resultados. La optimización de la tasa de conversión es uno de los pasos en los que más fallos se producen pero lo bueno de que hayas llegado hasta este artículo, es que puedes ponerle remedio. Aún estás a tiempo.

Optimiza la versión mobile de tu web. Parece que no sea necesario recordarlo pero todavía hay muchos ecommerce que descuidan este tipo de navegación. Y mientras tanto, son muchas las ventas que se pierden. Empieza por mejorar el tiempo de carga, ya que mejorará la experiencia de compra. Kissmetrics ha realizado un estudio en el que se rebela que el 40% de las personas abandonan un sitio web que tarda más de 3 segundos en cargarse. ¿Sigues pensando que no es importante este punto?

Probar, probar y… seguir probando. No hay más secreto. Lo cierto es que es una ventaja poder testear todos los cambios que aplicamos en nuestra web. Gracias a las pruebas A/B verificaremos qué funciona mejor con nuestros usuarios. Uno de los momentos clave en el que hay llevarlas a cabo es cuando modificamos el texto o la ubicación de una llamada a la acción. Con la ayuda de estas pruebas, se puede observar si la gente responde mejor al contenido que se sitúa en la barra lateral, por ejemplo.

¿Las experiencias? Personalizadas. A los clientes les gusta sentirse únicos y valorados. Está comprobado. Por eso, siempre prefieren ese mensaje que les habla solo a ellos y es, precisamente, lo que les hará reaccionar. En este caso, el correo electrónico es uno de los mejores canales para aumentar la tasa de conversión gracias al contenido personalizado. ¿Sabías que en los asuntos del correo puedes incluir el nombre del destinatario? Pásate por la página de Evergage para ver cómo un mensaje personalizado trae sorprendentes resultados de conversión. La empresa mejoró su tasa en un 11% después de añadir estas palabras.

En los correos electrónicos, evita los bloques de contenido muy grandes. Los párrafos, mejor pequeños, con pocas líneas para mejorar la experiencia de lectura. Y no olvides, optimizarlos para smartphones.

Apuesta por el vídeo. Es la era de lo audiovisual. Los vídeos convierten así que ha llegado el momento de aceptarlo y aprender a crear tus primeras piezas. Y es que las posibilidades de que los clientes compren un producto aumentan en un 64% cuando ven vídeos de productos, según MultiVisionDigital.

¿Funcionan tus llamadas a la acción? Probablemente sea una de las preguntas más difíciles de hacerse porque, si la respuesta no nos convence, nos veremos obligados a tomar medidas. Los CTAs son determinantes para la supervivencia de las emrpesas. Si detectas que no estás obteniendo los resultados que te habías fijado, puede que haya llegado la hora de hacer un cambio:

  • Los colores: Al elegirlos, asegúrate de que presentan un contraste con los colores utilizados para el resto de la página para que capten la atención de los usuarios.
  • La ubicación: los CTAs no deberían estar escondidos ni, por supuesto, en la parte inferior de una página. Pocos son los usuarios que hacen scroll hasta el final. ¿Lo que funciona mejor? Alrededor de la mitad de la página, allí donde los ojos de los visitantes aterrizan enseguida.
  • El tamaño: Cuánto más grandes, mejor. El motivo es simple. Se ven antes y si el diseño acompaña, resultan más tentadores a la hora de hacer clic.
  • Sé diferente: No olvides lo mejor: diviértete y experimenta. No te dejes llevar por los mismos diseños de siempre. Atrévete a sorprender a tu cliente e incluso, a ti mismo.

Y si me dejas, aún te daré otro consejo más. Ponte en la piel de tu cliente. Eso te hará saber cómo se siente cuando navega por tu página porque si alguien debería conocerlo en detalle, ese eres tú.

Leave a Reply